Tan sólo una semana después de asistir al último evento gourmet, hemos podido repetir experiencia para nuestros paladares este pasado lunes. Y es que en Madrid no faltan citas para probar nuevos sabores, o propuestas de calidad y orígenes auténticos. Os hablamos ahora del Festival Food Bikes. Productos de primera reunidos en un hotel.

Se trata de la segunda edición en 2019 de productos enogastronómicos para profesionales de la alta restauración. Un ambiente distendido, un espacio más concentrado y menos amplio que otros eventos del sector, pero más cercano me atrevería a decir, pues se podía profundizar en conocer cada producto y a su profesional.

Uno de los stands más atractivos, y atrayentes, fue la mesa conjunta de La Dalia con la Alquería de Camarillas. El pimentón de la Vera, denominación de origen protegida, es una de las  archiconocidas joyas de Extremadura, y la Dalia reúne en sus cajitas esa esencia de historia y de infancia- si me apuráis- en su bonito envase metálico.

La Dalia, polvitos de sabor.

Nos recuerda a las abuelas…y éste pimentón especialmente tiene una historia detrás. La bonita flor icono de la marca es la flor que el abuelo de María José- responsable de ventas- ofreció a su abuela pidiéndole matrimonio.

Con más variedades de productos de la zona como las escamas de pimentón, el azafrán, pimientos choriceros…compartía mesa con un aceite excepcional. ¿Habías oído alguna vez que hay aceites biodinámicos? Hablamos de ciertos AOVEs cuyo estilo de agricultura se remonta a tiempos fenicios y romanos, y el estudio de los astros y la situación de la tierra para escoger la siembra, las plantas, los animales y el hombre. Un concepto que requiere análisis y debate para conocerlo mejor. Alquería de Camarillas con su aceite Demeter nos sorprendió con algunas demostraciones de las cualidades energéticas de este néctar.

Pasándonos al lado dulce no pude resistirme a probar casi todas las tartas de Squarcia. Tartas naturales “de autor” como nos explica Eva, la gerente.

Food bikes. Last tartas de autor de Squarcia

Subida a una bici con un carro lleno de tartas nos invitó a degustar una tarta de limoncello mágica o  una tarta de queso- quesada, entre otras…con un sabor perfecto, y dejando el paladar con una sonrisa, pues cuando los ingredientes son tan naturales, el momento de gula sienta mejor.

Hablando de lo goloso, coincidimos nuevamente con nuestros dulces amigos de Maxmi, y sus bolitas de fantasía llenas de sabor. Originalmente conocidas como confeti en  Italia, aquí en España tienden a confundirse con otros dulces, por su aspecto exterior de colorido, pero nada que ver cuando descubres su interior…Desde sabores a brownie, fresa, café,…praliné, crema. Y muchas más combinaciones en una sola bolita. Si la semana pasada me recordaban a una mesa de juguetes, esta vez los colocaría en el tocador de noche, como si fueran joyas…joyas para el paladar.

Bolitas dulces, un tocador de fantasía de Maxmi

Por supuesto nos dejamos más productos por mostraros,…pero Tempus fugit, y preferimos ir por dosis. Nos despedimos hasta la próxima con un buen sabor de boca…si quieres enterarte de próximos  y eventos, síguenos o escríbenos. Y compartiremos momentos muy dulces

Pilar

STYLE 4 LIFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *