Comienza un nuevo mes, octubre. Y me desperté invadida por la idea de “abrir un ciclo”. Me resistí a creer que era esa mi voluntad verdadera. ¡Claro! Siempre tenemos una cierta resistencia a asegurar con las dos manos, y principalmente con la mente, lo que vivimos, como si el pasado fuera un objeto no reciclable, deseamos vivirlo una y otra vez hasta la exasperación de nuestros pensamientos, de nuestras emociones, de nuestro cuerpo. Be water, es un estilo de vida.

Be water o ser agua, es contemplar la vida de una forma más relajada. Es fluir y no resistir. Enfocar nuestra energía en el momento, como las olas del mar, nuestra forma de pensar va y vuelve en segundos, si nos enfocamos positivamente, empezamos a ver señales, circunstancias sincrónicas, y nuevas oportunidades. Y si lo hacemos de forma negativa, confirmamos nuestras creencias negativas.

Vibramos con una energía más allá de nuestros sentidos, y esta vibración energética de ‘tu ser’ es lo que precede a todo que vas a manifestar en tu vida. Cuando vas a encontrarte con alguien o entras a un lugar, tu energía llega antes que tu mismo. Estás transmitiendo tu frecuencia y las personas estarán más o menos disponibles de acuerdo con lo que emanas.

Así que vamos a atraer a nuestra vida lo que somos y como nos sentimos.

¿ En qué te gustaría vibrar y atraer?

Para llegar al estado de vibración que deseas tienes que sentir en el momento presente lo que sentirás en el futuro teniendo lo que deseas, un objeto y/o situación.

Inmediatamente, nos resistimos a pensar que felices podríamos ser en este proceso de imaginarnos obteniendo nuestro objeto de deseo. Esta resistencia es nuestro sabotaje. Está dentro de nuestra mente y es lo que nos bloquea.

Estos sabotajes surgen desde un estado de sufrimiento intrínseco, algo que es cultural, porque vemos todos los días que las personas que se quejan reciben más atención que los demás, y las que ganan son envidiadas y perseguidas. Necesitamos ser reconocidos y amados y si todos los que sufren son más aceptados, queremos sufrir. Así que creamos patrones de pensamientos que se cristalizan en nuestro inconsciente y vivimos una “lucha diaria”.

Recordamos a nuestros ancestros que fueron a la guerra y marcaron un momento histórico de lucha y sufrimiento, y equivocadamente pensamos que tenemos que honrarlos y vivir algo semejante, pero en realidad la mejor forma de gratitud es vivir por lo que ellos murieron:  Vivir en libertad. La libertad de poder elegir prosperidad y abundancia.

Desde la Consciencia, entrenamos nuestra mente para dejar atrás lo que nos hace daño. En el artículo anterior “Después del Estado de Alarma”, creamos un Diario Emocional, en el que apuntábamos nuestras emociones y analizábamos nuestro patrón emocional. Dando continuidad al proceso de autoconocimiento, os propongo este ejercicio de visualización creativa:

Sentad@s y relajad@s:

1º Paso:  Vamos a decidir cual es nuestro deseo, con lenguaje positivo. Ejemplo:  Tengo el coche que deseo;  Estoy en una relación maravillosa.

2º Paso: Vamos a poner un cronometro de tiempo marcando 17 segundos para cuando tengamos los ojos cerrados no estar pensando en el tiempo y estar centrados en nuestra actividad.

3º Paso:  Cerramos los ojos y respiramos profundamente 3 veces y soltamos el aire.

4º Paso: Sentimos la gratitud por tener lo que deseamos (1º paso), como nos vemos, qué pensamos, a qué huele, a que sabe, cual es su textura, mantenemos este pensamiento hasta que suene el timbre del cronómetro.

Repetimos la actividad y prolongamos esta sensación, gradualmente aumentamos el tiempo del cronometro, a medida que logramos que ningún miedo, duda o pensamiento limitante interrumpa nuestro momento,  avanzamos en el control de los saboteadores de nuestros sueños y nos sentiremos más y más inspirados ¡a conquistar el Universo! Be water.

Márta Cámara

Comunicóloga y Coach experta en Inteligencia Emocional.

Un comentario

  1. ¡Gracias Marta por tu propuesta del ejercicio creativo! Voy a probarlo.
    ¡Qué importante es (re)programar nuestra mente con pensamientos positivos que crearán nuestra futura realidad!
    Ser agua y no nadar contra corriente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *