Situación

Aldea de Monsanto
Aldea de Monsanto, Portugal

En el corazón del Geoparque Naturtejo se encuentra la preciosa aldea de Monsanto. Es un lugar que parece colocado al capricho de un gigante, pues está repleto de rocas gigantescas redondas que forman el conjunto arquitectónico de esta aldea. Esta aldea de más allá del año  1.174, ya mencionada cuando hablamos de las Aldeas históricas de Portugal,  es hoy nuestra protagonista, para realizar una estancia muy bio:  alojamiento en Monsanto en un entorno bio.

Monsanto pertenece al municipio Idanha-Nova, ¿sabías que es la primera Bio región declarada en Portugal por el Consejo de BioRegiones?

Caminar y subir las cuestas es algo lento ya que el visitante no para de deleitarse por las construcciones en la roca, y la belleza del lugar. Esta aldea fue contruída aprovechando el espacio tras la erosión de las rocas, y le confiere el aspecto tan pintoresco que tiene. 

Estar en Monsanto es disfrutar de una paz inusitada, y de un clima agradable en las noches cálidas de verano. Aquí son frescas y su privilegiada situación más elevada marca la diferencia.

Alojamiento en el Geo-Hotel

Así en la mejor ubicación para un alojamiento se encuentra situado el Geo Hotel Monsanto de Portugal. Un hotel escuela pensado por la Cámara Municipal de Idanha Nova y la Escuela Superior de Gestión de Castelo Branco junto con el Centro de Cultura y Desarrollo para ser construido justamente en este lugar de Portugal. Un lugar verdaderamente auténtico, motivador para disfrutar plenamente de la estancia en Monsanto en este alojamiento.

El hotel aúna el patrimonio natural- con grandes vistas del Geopark y sierra- junto con la tradición de la zona. La decoración contemporánea integra estos elementos: fotografías de la zona, mujeres con el traje regional, adufes o marafonas.

Este alojamiento dispone de 10 habitaciones. La habitación en la que me alojé era luminosa, muy cómoda y con una terraza mirador desde la que no me cansé de admirar las vistas. Recuerdo como a las 6 de la mañana me desperté con las campanadas, salí a la terraza y recibí un regalo fabuloso: contemplé el amanecer en todo su esplendor, en una visión demás de 180º, mientras un gallo cantaba.

Amanecer en Monsanto
Amanecer en Monsanto

Cada habitación tiene un nombre con significado en la historia portuguesa: Don Manuel I, Marafonas, etc…El granito está omnipresente en esta aldea, incluso en los pequeños detalles de la habitación.

 

 

 

Alimentación Bio

El desayuno es un gran momento: tienen un surtido amplio de productos de la tierra y continentales, y la mayoría de los alimentos son bio.

La carta de este hotel prima los productos locales de la zona y aldeas cercanas. Así su pan es de Penha García, los dulces de Idanha a Nova o del municipio de Castelo Branco. La mermelada de arándanos es producida en Várzea de Idanha; Las infusiones son de hierbas de Idanha-a-Nova;

El queso curado – Ladoeiro; la charcutería de Idanha-a-Nova; Galletas – Borrachões y panes con miel – Idanha-a-Nova; Miel de Monsanto u Oledo; Hongos shiitake, todo de Idanha-a-Nova; igualmente sus aceites de oliva son producidos en la zona.

Cuando no es posible adquirir algunos productos localmente, dan prioridad a los regionales (Distrito de Castelo Branco). ¡Hasta el agua con gas servido es de la sierra de Gardunha!

En cuanto al uso de productos biológicos, esta también es una de las prioridades del GeoHotel Monsanto. La mayoría de los productos son de origen biológico, oferta que se está ampliando con más productores. Recomiendo todo en el desayuno pero especialmente los cogumelos shitake con huevos revueltos

Turismo y restauración

Por la mañana suele haber varios turistas en Monsanto, la mayoría españoles, pero sin masificación. Monsanto fue declarada en 1938 la Aldea más portuguesa y sigue siendo un reclamo para muchos visitantes. El castillo, la iglesia matriz, la Torre Lucano, o la casa de Zeca Afonso son algunos de los lugares emblemáticos a visitar.

Especialmente la noche es más tranquila y perfecta para subir a cenar a lo alto del pueblo, a la Taverna Lusitana, con una terraza sobre las rocas para admirar el horizonte y toda la aldea. De su carta, donde destaco especialmente los crepes. Al lado también se puede cenar en el Forno de Viriato, con unas pizzas deliciosas al horno como la farhinheira. En esta zona es indispensable probar los pasteles de cereza (versión rosa de los pasteles de nata, pero con otros ingredientes). Estos son los más altos con mejores vistas. Hay más oferta de restaurante a la entrada del pueblo

Sin duda, para repetir, la visita  y el alojamiento en Monsanto en el Geo-Hotel  si visitas la Raya de Portugal.

STYLE 4 LIFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *