El pasado domingo se clausuró una edición más de la MBFW (Mercedes Benz Fashion Week). De nuevo, y como era previsible, regresamos a la Semana de la moda. Las colecciones a exponer en esta ocasión han sido las del próximo otoño invierno 2020-2021. Una vez más llegó MBFW: la procesión de la moda.

La mecánica de esta semana de eventos es muy similar de un año para otro, aunque se han alternado más escenarios de moda fuera de la habitual pasarela Cibeles (en Ifema- cibelespacio), tan únicos como el Salón de Bóvedas de la plaza Mayor, o la facultad de Bellas Artes, o el Pabellón de Cristal de la casa de  Campo.

En La Nave, Maria Lafuente sorprendió con su colección sostenible hecha con lonas del museo del Prado y con neumáticos. 

Procesión de jóvenes y modaLa moda se conceptualiza en lo material, en las texturas, colores, diseños,…Pero transciende a lo inmaterial. La moda despierta emociones, ilusiones, vanidades, tentaciones,…Prueba de ello es ver la procesión de jóvenes que acude y se deja ver por el cibelespacio en cada temporada. Es un streetstyle constante en el que cada uno hace su apuesta de outfit. Deslumbrar, impresionar, descolocar, provocar, se trata de ser único y tratar de ser original, aunque confieso que ya no me sorprende nada de lo que veo. Los estilismos cada vez son más previsibles. Y eclécticos, aunque no siempre consiguen seducir…

El desfile de Miguel Marinero para MBFW en la Sala Mercedes-Benz con su colección Vernáculo 0I nos devolvió la consciencia. Una colección de elegancia, con tejidos en tweed, lamé, pieles, brillos, muy prêt à porter, y algunos en versión más festiva.  Bolsos de mano cilíndricos. Las modelos rodeaban un atelier con máquinas de coser, y mesas de corte, en un ambiente creativo, de taller artesanal.  Abrigos largos, escotes verticales, tejidos más sofisticados para momentos distintos…Nos muestra una mujer contempóranea – como en otras ediciones– que encaja distintos planes y ambientes.

MBFW Mercedes Benz Fashion Week

El miércoles fue también el desfile de Ágatha Ruiz de la Prada, que siempre levanta una expectación especial. Fiel a su esencia, un desfile marcado por el color y las dimensiones amplias, una colección que despierta sonrisas y cargado de energía positiva,…no eran sólo colores planos, sino estampados combinados entre sí. El universo Ágatha.

Las post party de cada desfile en las kissing room reunieron a cada diseñador con su público, para disfrutar tomando algo y subiendo a los photocalls. Con Royal Bliss- habitual patrocinador, blanco Mar de Frades, y Licor 43 los barmans mantuvieron el ambiente a base de copas y mezclas con estilo.

Adicionalmente en el espacio Samsung Ego de MBFW distintos diseñadores expusieron sus prendas, sin duda una buena ocasión para adquirir prendas que serán tendencia. ¡Hasta la próxima temporada!

Espacio Samsung EGO en MBFW
Ardën, en Samsung Ego

Pilar

STYLE 4 LIFE

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *