Los viajes nos pueden abrir la puerta del exotismo ya sea por el destino que elijamos o por lo que nos hagan experimentar. En los viajes no todo consiste en atesorar recuerdos y retratar lugares. También es compatible rendir culto al cuerpo y al bienestar. Como buena hedonista, soy amante de los masajes…y éstos son los tipos de masajes más exóticos que recuerdo en mis viajes:

  • Camboya: Como es habitual en el sudeste asiático hay una amplia oferta de masajes. Me decanté por el que me resulta más ancestral, el “khemer” (jemer). El masaje se da con una fina túnica sobre el cuerpo que permite poder presionar y apretar más fácilmente la piel. Es un masaje enérgico y estimulante que estira todos los músculos del cuerpo,…pero no es doloroso, ¡te irás como nueva!

 

  • China: ofrece varios tipos de masajes. Opté por un masaje de pies con hierbas de medicina tradicional china. Era la primera vez que recibía un masaje de pies y me resultó algo molesto al comienzo, pero después de un rato presionando los principales puntos de la reflexología, comencé a sentir un agradable placer…¡no exento de muchas cosquillas!

 

  • Vietnam: Posiblemente fue el masaje más extraño de mi vida. Me lo dí en la cubierta de un barco donde realizaba mi travesía por Halong Bay. De noche, boca abajo. La masajista amasaba mi cuerpo y se centró mucho en mi cabeza. Dejó de ser placentero cuando comenzó a dar pequeños tirones de mi pelo sin yo saber por qué ¿estimular más la circulación? Nunca lo entendí.

 

  • India: Es el lugar donde nació el ayurveda, la milenaria medicina india. El masaje ayurvédico se considera integral al canalizar la energía de nuestro cuerpo y  estimular nuestra mente a través de los sentidos. Se usan aceites esenciales elegidos en función del biotipo que según el ayurveda seas (aire, tierra, fuego, agua). ¡Te deleitarás!

 

  • Perú. En la tierra andina busqué reminiscencias incas a través de la relajación. El masaje inca utiliza aceite de hojas de coca y mediante la colocación de piedras andinas alivia dolores y libera posibles males de alturas. ¡Sentirás que flotas!

 

  • Zanzíbar. Lejos del exotismo anterior, el masaje recibido fue con la técnica de quiromasaje convencional, y unos ingredientes tal vez demasiado puros: aceite de coco sin perfumar con aspecto poco sugerente. Pero recibirlo de noche y junto a la playa deja una agradable sensación…¡saldrás levitando!

Pilar Elez

S4L

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *