Cuantas veces nos pasa que vivimos cada día como una continuación del día anterior y una rutina más, sin levantar la vista más allá y pensar en un horizonte mayor de lo que harás al día siguiente, y al otro,  o sin mirar hacia atrás para ver lo que llevas hecho .  En general la rutina nos aleja de nuestro rumbo, no nos damos cuenta si quiera de las oportunidades que flotan alrededor. Los rumbos que nos rodean. Aunque siempre navegamos.

Como dijo John Lennon: la vida es aquello que pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes”.

Hace casi 4 años, trabajando en la oficina recuerdo que un compañero trajo una bolsa de galletitas de la fortuna compradas en el barrio chino de alguna capital europea, y nos ofreció una a cada uno. Fue muy divertido descubrir los mensajes chinos plegados en el interior de la galleta, siempre con un toque críptico y divertido. ¡Y siempre una ocasión para reflexionar y hacer tuyo el mensaje!

Mi mensaje me resultó muy atractivo y emocionante: “A bold and dashing adventure is in your future within the year.

No pierdas de vista tu rumbo

Una valiente aventura te espera en este año. Y yo como me alucinan los retos, pues pensé rápidamente en mi presente entonces y rápidamente identifiqué planes a la vista y traté de materializar o visualizar una aventura para ese mensaje. Se trataba de mi trabajo y un reto inminente asignado…había sido nombrada responsable de área en un proyecto internacional de gran envergadura.

Como me gusta customizar las circunstancias y aprovechar positivamente lo que me rodea, en el ámbito del trabajo también. Y ese mensajito de la galletita quedó pegado en mi pantalla del ordenador desde entonces. Durante un tiempo era consciente de dicho mensaje cada día en cuanto encendía el ordenador. Y me resultaba estimulante, digamos que era como “mi norte”. Hacer de un reto real algo muy emocionante que te abra oportunidades y resulte una provechosa experiencia. Y lo fue a nivel profesional y también personal.

Pero como todo en esta vida, en cuanto te acostumbras o ves algo sistemáticamente cada día, dejas de verlo o te resulta invisible. Y así pasó.  Hasta que pasados varios meses volví a recalar en dicho mensajito. Y volví a pensar y averiguar que nuevos retos me esperaban, ¿por qué no? siempre hay algo que soñar, o reto pendiente de hacer que conlleve emprender una aventura.

No dejes de navegar …con un rumbo

Entonces enseguida fui asociando ideas y nuevos planes de futuro, por ejemplo viajes, y comencé a pensarlos más para hacerlos más tangibles. Y volví a tomar consciencia de un nuevo “norte”. A materializar, a visualizar  y a ponerte plazos y fechas a tus sueños-  o a esas ideas pululantes que persisten y no te atreves a emprender.

A veces sólo necesitamos repetirnos a nosotros mismos lo que queremos, lo que buscamos, y ponernos una “chuleta” o pista visible para no perderlo de vista y salir a por ello. Y no es ninguna nimiedad. ¿Tienes sueños, tienes objetivos? Escríbelos, recuérdatelos. Y no te olvides de ellos, ¿vale?

Pilar

STYLE 4 LIFE

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *