Hoy STYLE 4 LIFE te habla en primera persona de los beneficios del yoga, a través de la experiencia propia de una de nuestras colaboradoras, Olga.

Nunca he sido deportista pero llegada cierta edad… “o te mueves o caducas”. En un momento de mi vida, sentí la necesidad de buscar una actividad que engranase mis articulaciones, estirase mis músculos y me hiciera sentir mejor. Me hablaron del YOGA como una ciencia antigua con múltiples beneficios saludables, que busca un equilibrio entre el bienestar físico y mental, y todo ello con independencia de las habilidades físicas de cada  uno. Y así fue como decidí aunar bienestar físico y mental y me inicié en esta ancestral ciencia, buscando mi equilibrio emocional.

Las clases se iniciaban con un momento para el encuentro personal: un cuento, una historia, una anécdota tal vez, de cuya moraleja cada uno interiorizaba sus propias conclusiones. Historias que por mundanas resultaran, siempre tenían una aplicación practica para tu vida…

Yoga, el bienestar. Style 4 life

Con estas reflexiones, dábamos paso a la parte física. Infinidad de “asanas” cuyo objetivo final era conocer tu cuerpo y tus propias limitaciones para sentirte mejor contigo misma, haciendo aquello que tan saludables beneficios te reporta.

La clase finalizaba con un ejercicio de meditación mediante la respiración tranquila, pausada, serena…

La meditación como parte del yoga

No obviaré que para mi fue lo mas difícil, si bien hoy comprendo lo necesario de saber encontrar un momento de tranquilidad donde no pensar…

Al final de la clase, te sentías distinta, renovada, relajada y sobre todo con la sensación de haber desconectado de tu rutina. ¿Se le puede pedir más a una clase? La sensación es maravillosa: el bienestar de encontrarte contigo mismo durante al menos una hora. Pero de nada sirve quedarnos sólo en mi experiencia personal, así que os invito a probar esta experiencia y descubrir sus beneficios por vosotras mismas, una práctica tan milenaria como el yoga no puede estar equivocada . Y si me permitís la sugerencia, hacedlo después de vuestra jornada laboral, dormiréis como angelitos…

Olga Elez

S4L

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *