¿Conocéis a alguien que no disfrute con un masaje relajante? La raíz de la palabra latina significa amasar, en árabe mass’h significa frotar suavemente, en hebreo mashech es palpar, y en sánscrito makeh es apretar con suavidad. Desde la perspectiva etimológica, es un sustantivo muy sugerente.

En el proceso del masaje todo cuenta desde el principio hasta el fin. Es importante elegir bien el centro y lugar donde recibir el masaje. Lo que bien comienza mejor acaba, y si te tumbas con buenas vibraciones y confianza vas a experimentar mucho mejor las sensaciones.

Últimamente los masajes que había recibido eran sólo descontracturantes. Y estando en el “fisio” me dije a mí misma que tenía que reservarme otro día sólo para mimar mi cuerpo, después del “castigo” (necesario para combatir las contracturas) sufrido.

Así que busqué en mi agenda un momento y lo reservé. No es la primera vez que lo recibo ni mucho menos, de hecho soy bastante aficionada y me gusta probarlos cuando viajo por el mundo como conté en otro post.

Y la experiencia ha resultado muy gratificante. Al llegar entras a la habitación en la que vas a recibir el masaje y te dejan unos minutos para cambiarte… aproveché para tumbarme y esperar relajada. El ambiente creado era idóneo, música de fondo relajante, luces tenues, algunas velas y un espacio amplio. Contribuye también a crear ambiente la decoración de las paredes, que haya elementos naturales, piedras o una fuente de agua, una imagen de Buddha

Ambientación de masajes

El masaje comienza por una pierna, se masajea suavemente el gemelo y se va bajando hasta los pies, donde el masaje se hace con tal delicadeza que no tienes cosquillas– algo que a mí me sucede hasta cuando voy al podólogo, y no puedo quedarme quieta ni parar de reír- los talones los sientes más blandos y comienzas a relajarte. Después se continúa por la otra pierna dejando cubierto con toalla el resto del cuerpo que aún no está siendo trabajado.

Al subir a la espalda comienzas a notar las manos masajeadoras más calientes resultado de la frotación con tu cuerpo, se genera una energía muy agradable pues notas un placentero calor por tu piel que unido a la sustancia usada para dar el masaje hace que sea aún más notable.

El masaje suele darse con aceite de almendras, y muchos llevan lavanda para aromatizarlo, por las propiedades relajantes de esta preciosa planta.

En el transcurso del masaje sientes la levedad del cuerpo, y una consciencia integral de todo tu conjunto corporal apreciando cada parte del mismo como algo vigoroso, bonito, que se encuentra espléndido y receptivo a los beneficios del masaje. Con frecuencia,sólo nos detenemos a pensar en él cuando tenemos una dolencia.

La suavidad y la presión que al mismo tiempo sientes de las manos del/la masajista demuestran el respeto y protagonismo que otorgan a cada parte de tu cuerpo durante este ritual. El cuerpo es tratado con una delicadeza y dedicación absoluta, haciendo que tu concentración esté puesta también en él: TU CUERPO. Sin distracciones, sin palabras, sin conversaciones, sin más sonidos que la música relajante.

La última parte del masaje es boca arriba, repitiéndose el masaje por las extremidades, piernas y brazos, y acabándolo  por los hombros y el cuello. Antes de acabar, te quedas unos minutos más con el cuerpo arropado con la toalla, y tomas una infusión o zumo. ¡Te sorprenderá la cara de relajación que se te queda, cuando te miras en el espejo!

Esta experiencia ha cumplido con mis expectativas. En nuestras ajetreadas vidas, sujetas a tantas “bandejas de entrada” de información, comunicación, obligaciones, actividad física y demás…merece la pena desconectar un rato y centrarte en tu cuerpo físico. El resultado final será feliz….

Y tan feliz. El centro donde he acudido, me ha tratado fenomenal, he salido como nueva. A vosotr@s seguidor@s de mi blog, os quiero dejar un pequeño pero especial regalo. Si reserváis con este centro URBAN CHIC ESTETIC  y decís que sois seguidores de STYLE 4 LIFE podréis experimentar un masaje en pareja, o con quien queráis por el increíble precio de 25 euros, 2 personas. Has leído bien, precio total 25€ (compra directa)- hasta el 31 de Mayo. Puedes comprarlo y disfrutarlo cuando tu cuerpo más lo necesite, no caduca. Llamar a: 91.0250464/ 634917508

Me encantará oír vuestra experiencia y seguir indagando en las sensaciones que despierta esta técnica en cada persona.

Pilar

S4L

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *